Minjus Fondo
MINJUS_INPE_WEB_16

Sector Justicia administrará penal de Lurigancho después de 30 años

  • Ministra Pérez Tello: “Vamos a dignificar y humanizar Lurigancho”
  • Programas de bienestar y #CárcelesProductivas beneficiarán a sus 9,600 internos.

El ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) retomó la administración del penal de Lurigancho, después de 30 años, y aplicará una política sostenida de bienestar y trabajo productivo para sus nueve mil 600 internos.  

“Nuestro rol es dignificar y humanizar las cárceles para resocializar a nuestros internos. Ellos saldrán en libertad y tenemos que enseñarles a ganarse la vida honestamente y reducir los espacios del delito”, señaló la ministra María Soledad Pérez Tello, al presidir la ceremonia de transferencia de gestión de la Policía Nacional al INPE.

La ministra reiteró la política de mano abierta y mano cerrada en los penales. La primera otorga condiciones óptimas de permanencia, tratamiento y oportunidades de educación a quienes respeten la ley y promuevan el orden.

La mano cerrada se aplica a quienes fomenten la violencia, mediante espacios de control ilegal en base a la fuerza. Estos internos serán separados y llevados a centros de máxima seguridad para no dañar al entorno.

Pérez Tello recordó que en el contexto de la emergencia penitenciaria dispuesta por el gobierno, su sector impulsa el programa Cárceles Productivas para generar ocupación con rentabilidad y alianzas de desarrollo con empresas y entidades.

“Lurigancho no es un penal peligroso, tiene dinámica, actividades educativas y laborales, visitas seguras y esfuerzos de resocialización serios”, señaló.

Valoró el trabajo coordinado entre el MINJUSDDHH y el ministerio del Interior con su titular Carlos Basombrío para realizar la transferencia; así como los servidores del INPE y su presidente Carlos Vásquez a la cabeza, y los delegados del penal.   

500 agentes INPE

Lurigancho es el penal más grande del Perú y tiene 9,607 internos, para una capacidad de 3,200. De sus 21 pabellones, cinco son industriales con talleres de cerámica, telar, carpintería, mecánica, soldadura y otros. Posee una clínica y programas contra tuberculosis y otras enfermedades.

En 1987, la Guardia Republicana tomó su control, como disposición de gobierno. Desde ahora, 500 agentes penitenciarios se encargarán de la seguridad interna y externa, talleres y tratamiento en áreas de educación, psicología y asesoría legal.

El sector Justicia y Derechos Humanos se prepara para reasumir la administración de otros penales y de los centros de menores infractores, este año.

MINJUS_INPE_WEB_16_001 MINJUS_INPE_WEB_16_002 MINJUS_INPE_WEB_16_003 MINJUS_INPE_WEB_16_004 MINJUS_INPE_WEB_16_005 MINJUS_INPE_WEB_16_006
MINJUS_INPE_WEB_16_008