Organización

 

ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL

La nueva Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción.-
Al iniciarse la nueva gestión de gobierno (2011 – 2016), el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos recibió el encargo de reestructurar las procuradurías públicas encargadas de la defensa del Estado en temas de corrupción. La situación inicial era caótica: no existía una base de datos que diera cuenta del número real de procesos de corrupción en los que intervenía la defensa jurídica del Estado, no se sabía la situación jurídica de los procesados ni cuántos de ellos habían pagado las reparaciones civiles (exigidas en sus sentencias), ni cómo debía hacerse la distribución de las causas entre un escaso número de abogados y una logística precaria.  Frente a esta realidad el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos impulsó – e impulsa todavía- la ejecución de tres medidas fundamentales:

  1. La fusión de la Procuraduría Pública Ad Hoc para los casos Fujimori-Montesinos y la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción  (la naturaleza temporal de la primera no podía prolongarse por mucho tiempo más, y la necesidad de contar con una sola base de datos era un requerimiento urgente)
  2. La creación de una Unidad de Análisis Financiero y Pericial, y de una Unidad de Análisis de Información (Observatorio Anticorrupción), para incorporar unidades de inteligencia ajenas a la labor de litigio
  3. Una nueva estrategia de defensa nacional, recomponer el sistema descentralizado desmantelado en los años previos.

Unidades de apoyo.-
Con la finalidad de hacer más eficaz y estratégica la defensa jurídica del Estado en casos de corrupción, la nueva gestión propuso y creó una nueva estructura de trabajo constituida por unidades de litigio y dos nuevas unidades de apoyo técnico. En los últimos años la labor de la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción había concentrado sus esfuerzos en la acción de sus procuradores y abogados (en el marco de los respectivos procesos judiciales a su cargo), descuidando el enfoque estratégico orientado a la sistematización y análisis de información que potencie su labor. El litigio estratégico propuesto por la nueva gestión descansa entonces en la labor de sus procuradores integrados en equipos de litigio, asistidos por el enfoque técnico y estratégico de dos unidades de apoyo: La Unidad de Análisis de Información (Observatorio Anticorrupción) y la Unidad de Análisis Financiero y Pericial. 

  • Unidad de Análisis de Información (Observatorio Anticorrupción)
    La idea de contar la Unidad de Análisis de Información (en adelante Observatorio Anticorrupción) es revolucionaria por donde se le mire: nunca antes se había decidido la constitución de un grupo de personas que, con enfoque multidisciplinario, fuera funcional a la intervención de la defensa del Estado en los procesos y además trascendiera esa tarea mostrándonos al enemigo tal cual es para saber cómo enfrentarlo.

    El Observatorio Anticorrupción cumple con tres mandatos: primero, sistematiza la información existente y sale al campo para detectar la concentración y distribución de la corrupción; segundo, construye indicadores que permitan valorar los casos de acuerdo a su importancia para definir estrategias de afrontamiento; y, tercero, desarrolla políticas públicas de prevención a partir de la información analizada (trascendiendo al objetivo meramente punitivo).  Este desempeño necesita de un enfoque distinto del puramente legalista por lo que el Observatorio Anticorrupción ha desarrollado un prisma diferente para comprender el fenómeno de la corrupción.
  • Unidad de Análisis Financiero y Pericial
    Crear una Unidad de Análisis Financiero y Pericial al interior de la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción, es  volver la vista a la necesidad de ir tras la ruta del dinero defraudado al Estado por actos de corrupción. Esta unidad incorpora dos líneas de acción: de un lado, un área dedicada a ejecutar los embargos trabados en años anteriores para asegurar el pago de las reparaciones civiles y proponer nuevos mecanismos para obligar a los morosos  a pagar (sujeción de beneficios penitenciarios al pago de la reparación civil, muerte civil para el deudor, imprescriptibilidad de las deudas por reparación civil, etc.); y de otro, un área dedicada a la detección y repatriación de fondos provenientes de actividades ilícitas (decomiso e incautación). 

    Corresponde entonces a la Unidad de Análisis Financiero y Pericial, como tarea fundamental, el cobro de las reparaciones civiles y la repatriación de activos generados por actos de corrupción. 

Nuevo sistema descentralizado.-

 A diferencia del modelo organizativo precedente (donde la representación del Estado recaía en la acción mayoritariamente individual de un procurador por región), la actual organización descentralizada de la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción propone una lógica de equipos donde cada Procurador Público Anticorrupción Descentralizado, además de las tareas de litigio que le son propias, se ocupe adicionalmente de tareas de supervisión y control, manteniendo para ello un sistema de información y archivos operativos y en permanente actualización. La inexistencia histórica de este sistema afectó la toma de decisiones y el diseño de un tipo de litigio estratégico en el ámbito regional y nacional, lo que derivó en un escaso cobro de reparaciones civiles. La nueva organización descentralizada busca revertir esta situación.
La nueva organización integra 12 sedes o macro-regiones, cuyos equipos se encuentran a cargo de procuradores públicos anticorrupción descentralizados. Cada sede consta a su vez de sub sedes bajo la dependencia de Coordinadores Anticorrupción Regionales, los que tienen bajo su cargo a abogados itinerantes, con radio de acción en las zonas geográficas aledañas a las provincias más alejadas del país y con mayor incidencia de casos.

A junio de 2012, la incorporación de equipos macro-regionales se encuentra en proceso.

 EQUIPO DE LA PROCURADURIA ANTICORRUPCIÓN SEDE CENTRAL

Julio César Donato Arbizu Gonzales
Procurador Público Especializado en Delitos de Corrupción
jarbizu@minjus.gob.pe
Christian Salas Beteta
Procurador Público Adjunto
christian.salas@minjus.gob.pe
Luis Tapia Soriano
Procurador Público Adjunto
luis.tapia@minjus.gob.pe
Jorge Olivera Vanini
Procurador Público Adjunto
ppjolivv@minjus.gob.pe 
Vladimir Zavala Liendo
Coordinador Nacional de Litigio
vladimir.zavala@minjus.gob.pe
Edwin Cohaila Ramos
Jefe de la Unidad de Análisis de Información (Observatorio Anticorrupción)
edwin.cohaila@minjus.gob.pe
Victor Manuel Quinteros Marquina
Coordinador de la Unidad de Análisis de Información (Observatorio Anticorrupción)
victor.quinteros@minjus.gob.pe
Pedro Chilet Paz
Jefe de la Unidad de Análisis Financiero y Pericial
pedro.chilet@minjus.gob.pe